Para ser humano en el tercer milenio


 




 

Correo Gratuito Articulos Biografías Profesionales Lista de correo


¿Que es una droga?

¿Qué es "adicción"?

Clínica de las adicciones

El individuo que sufre

La demanda familiar

El ámbito familiar en la vida de una persona

Los grupos de ayuda

Test para saber si alguna persona 
cercana puede estar consumiendo drogas

¿Qué es la "burundanga"?

Sociedades en crisis

Correcciones oportunas para evitar adicciones en los hijos. 

Psicopatología de las adicciones

¿Qué es la patología dual?

Alcoholismo

Sindrome de abstinencia alcoholica, etapas y manifestaciones clínicas

Fases del alcoholismo según Jellinek

Adicción al juego y a otros objetos adictivos

Un servicio para quienes quieren dejar de fumar 
(Link externo)

 

Consultoría en Adicciones

La adicción es un tema recurrente en cualquier parte del planeta, en algunos lugares más, en otros un poco menos. Lo importante es reconocer que la adicción no siempre remite a una droga o al alcohol, si bien este es el tema central que nos ocupa en Consultoría sobre Adicciones, encontraremos que las mismas están presente en muchos ámbitos de nuestra vida y tienen distintos objetos con los que el ser humano establece una dependencia más allá de la lógica y la razón, más allá de los afectos que se excluyen quizás porque, justamente, nunca se los tuvo en cuenta. 

La palabra "adicción" en cuanto se menciona nos remite inexorablemente a la significación que se hace sobre los alucinógenos. Esto es debido al gran protagonismo que tiene en estos tiempos el tema, no solo en los medios informativos, sino también en la vida diaria de millones de personas en el mundo entero. La droga es un flagelo que suelta en el planeta hace estragos en la vida de tantas gentes. Personas que viven, aman, sienten, trabajan y producen hasta el momento de encontrarse frente a un interrogante que no tiene respuesta. Y cuando no hay una respuesta concreta, hay una evasión en la fantasía. 

No es momento de rasgarse las vestiduras ante un episodio que nos puede afectar de cerca ni tampoco echar culpas a diestra y siniestra cuando la situación se ha instalado en un ser querido, o tambien en nuestras propias costumbres, porque si bien esto puede ser leído por muchas personas que tienen en su familia o su entorno más inmediato de relaciones a conocidos con este problema, también es posible que alguien pueda reconocer su dependencia a más de un estímulo exterior que esté llevandolo al descontrol. No es momento de entrar en pánico y anular cualquier acción refrenadora de las adicciones, aunque es bueno hacer un análisis de los motivos que condujeron a que la situación desbordara en lo que desbordó, porque esto constituye una implicación subjetiva que en el tratamiento funcionará de manera muy adecuada para llevar a cabo las correcciones necesarias tanto en la familia como en el afectado. 

Muchos pueden ser los motivos que condujeron a que una persona llegara a un estado de adicción que se le ha vuelto incontrolable. Los caminos que señalan la entrada de la droga en la vida de alguien pueden tener varias direcciones y sentidos, pero siempre llegan a un mismo lugar: el ser humano y cuando llega al núcleo del ser, no sólo es tarea de los médicos evaluar y diseñar el tratamiento más adecuado a nivel orgánico, sino que también los Consultores Psicológicos o Counselors debemos colaborar estrechamente tanto con el padeciente como con la familia y los médicos que lo atienden. 

Existen distintos grados de dependencia y distintas drogas de estimulación. Mientras mejor se conozcan los alcances y repercusiones que las mismas tienen en lo social, personal y económico, mejor se podrá evaluar las implicaciones del síntoma en las diversas áreas de la personalidad y la vida psíquica del sujeto. De ahi en adelante podrá elaborarse una estrategia esclarecedora en principio y correctiva después, pero para esto es necesario el concurso de varios profesionales, amigos y familia del dependiente. 

No es fácil salir adelante de un vacío al que está expuesto quien sabe que sus pulsiones ya no responden al mando desde lo simbólico y es arrastrado por las corrientes de la sin razón, no es fácil devolver el mando a la lógica y la razón cuando precisamente ellas han sido destituidas reemplazándose por un incontrolado goce y pulsión llamados desde la ilógica de un artificioso y perjudicial alucinógeno. No es fácil pero tampoco es imposible. Siempre habrá una oportunidad para volver a recrear aquella situación primera, aquella situación en que nos sentimos contenidos y queridos, aquella situación en que por primera vez descubrimos sin palabras, en nuestro primer llanto en la vida, que era posible el amor. 

© Miguel Angel Arce
Consultor Psicológico
Esp. en Desarrollo Personal
arcem@clinicamente.com.ar 

 

Volver a la Pagina Principal