Para ser humano en el tercer milenio, en la era de la salud y no de la enfermedad

  



 

Consultar Profesionales Artículos Lista de Correo Diccionario Noticias Biografías





La Verdadera Salud está en nuestro interior

Cuando se habla, por lo general, de enfermedad, se la atribuye a factores externos. Por ejemplo, se la atribuye al frío, a un virus, al exceso de calor, al tiempo, a los años, a la mala sangre que nos hizo pasar tal o cual, a las comidas, etc. Se piensa y se cree que la enfermedad viene de afuera. Estos factores pueden ayudar a que nos enfermemos, pero no siempre que tomamos frío o nos mojamos o convivimos con una persona con gripe nos enfermamos.

Cuando nos enfermamos, normalmente buscamos un remedio rápido y eficaz para sentirnos mejor, pero casi nunca nos ponemos a pensar en el verdadero origen de esta enfermedad. Y la realidad es que hay otro factor que la produce y ése es el factor emocional. Podemos aliviar los síntomas pero si no se resuelve el problema emocional, es muy probable que con el paso del tiempo el problema físico vuelva a aparecer.

Cada vez son más las investigaciones que comprueban lo establecido por el Dr. Edward Bach: las emociones tienen un efecto profundo en nuestra salud. No sólo afectan al sistema inmunológico, sino que crean predisposiciones a muchas enfermedades.

Si sufrimos por ejemplo de constipación, es importante ver qué comidas ingerimos, cómo lo hacemos, el ejercicio físico, pero si a pesar de todo lo que se debe hacer en este caso, seguimos con constipación, es que la causa que la genera es otra. Entonces hay que mirar otros aspectos como por ejemplo, si somos posesivos, si controlamos todo el tiempo, si demandamos atención permanente. O si padecemos de cefaleas periódicas observar si la indecisión, la duda forman parte de nuestra forma de ser, si los estados emocionales varían notablemente en un solo día, si no podemos dejar de pensar en una situación.

Los seres humanos somos una totalidad, cuerpo físico, mente, alma, entonces para sanarnos debemos hacer un conjunto de cosas que se complementen y nos ayuden a resolver el problema de todos los ángulos. Es decir, comer sano, hacer actividad física, consultar al médico, hacer un proceso terapéutico para poder encontrar la causa de nuestros malestares y poder resolver. La salud sólo escucha los mandatos del alma y esto se logra escuchándonos a nosotros mismos, sintiendo qué queremos ser y qué queremos hacer, siendo nosotros y no lo que los demás esperan que seamos o hagamos.

Es importante para ello hacernos tiempo y espacio para poder explorar dentro nuestro qué nos sucede, qué nos pasa con lo que pasa afuera, de aquí lo importante de realizar un proceso con un profesional que nos acompañe para poder vernos y reconocernos. Vivimos toda la vida con nosotros mismos, pero para vernos la cara o la espalda necesitamos de un espejo para poder ver. Es por eso que muchas veces necesitamos de un buen profesional que nos acompañe en esta tarea de descubrimiento.

Todos los seres humanos tenemos recursos internos para el alivio e incluso para la cura de nuestros padecimientos. Darnos cuenta de qué enfermamos y del para qué es clave para empezar a sanarnos.

La verdadera salud está dentro nuestro y es muy simple de lograr, es hacer las cosas que nos gustan, es estar con la gente con la que nos sentimos bien y cómodos, es descubrir y realizar la tarea con la que nos sentimos identificados.

La verdadera salud se concreta cuando preservamos nuestra personalidad, cuando vivimos nuestra propia vida, cuando somos capitanes de nuestro propio barco.

Clr. Luisa Holik

luisaholik@fibertel.com.ar 
www.luisaholik.com.ar 
CEL 155-139-4559


 

Clínicamente

 





 

 

webmaster@clinicamente.com.ar

Aviso Legal